Vacantes del Mal

vacantes_del_mal
Hace poco me disponía a disfrutar cierta serie de suspenso que pretende combinar muchos elementos recurrentes de las historias conocidas de suspenso y horror.
Comienzan introduciendo a los protagonistas en un ambiente propicio para estas historias, haciendo uso de los siguientes elementos:

– Una casa con un pasado oscuro
– Vecinos extraños con tendencias a aparecer inoportunamente y con intenciones inciertas
– Inquilino previo acosador
– Adolescentes psicópatas con problemas de autoestima y tendencias suicidas
Secretos incómodos en la familia

De esta manera, la atmósfera está preparada para dar comienzo a la historia. Ahora sólo se necesita un catalizador que desate la reacción de la trama. Es hora de introducir un villano a la historia. Se puede recurrir a diferentes estereotipos de antagonistas, los cuales, de acuerdo a algunas variables, podríamos clasificar como los siguientes:

Jack TorranceCircunstanciales: Con motivos, a veces sin plan y sin decisión; son aquellos que no tienen una verdadera naturaleza maligna y sólo son víctimas de las circunstancias. Sus actos usualmente son consecuencia de una sucesión de hechos desafortunados no necesariamente controlados que lleva a estos personajes a un punto de quiebre en donde la situación simplemente se sale de control. Se sabe que en algún punto cederán a la presión de las circunstancias, sólo es cuestión de tiempo, lo que los hace algo predecibles.
Ejemplos: Macbeth, Jack Torrance (El resplandor)

Viscerales: Con motivos, a veces sin plan pero con decisión. Son los que sufren alguna crisis emocional producto de alguna herida sentimental, como una traición o una decepción. Es el motivo lo que les da la intención, por lo que sienten que sus actos estan enteramente justificados. Se sabe que en algún momento tratarán de ajustar sus cuentas, pero no cuando, por lo que son algo impredecibles.
Ejemplo: El fantasma de la ópera, Teobaldo (Romeo y Julieta)

Conscientes: Con motivos, con plan y con decisión. Son conscientes en todo momento de lo que sucede. Esa consciencia es producto de una visión alterada de la realidad que creen que es la correcta. Han analizado la situación con detenimiento y se han asignado a sí mismos la tarea de arreglar las cosas que creen que estan mal, presentándose a veces como redentores. Tienen planes bien elaborados y la decisión para ejecutarlos. El hecho de que sean bastante predecibles no implica que sean fáciles de enfrentar.
Ejemplos: Hannibal Lecter, O’Brien (1984)

Dementes: Sin motivos y sin plan, pero con una decisión sorprendente. Son los que padecen algun delirio o trastorno mental que les hace cometer actos criminales sin ser del todo conscientes de ello. A menudo es difícil hallar una explicación coherente para justificarlos. Por su naturaleza son bastante impredecibles.
Ejemplo: Joker (Batman: The Dark Knight)

Bien, pues en vez de incorporar a un villano de cualquiera de estas variantes, utilizan a un grupo que se identifica a sí mismo como de culto, cuyo objetivo es rendir homenaje a otros homicidas, cometiendo los mismos crímenes exactamente en las mismas condiciones. Como es de esperarse, la situación se les sale de control ante el más mínimo de los cambios, mismo que aprovechan los protagonistas para librarse del apuro rápidamente. Fueron la falta de originalidad, su naturaleza totalmente predecible y su falta de decisión lo que les quita el encanto a la primera. Seguramente fue hecho con toda intención para dar paso a mejores villanos mas adelante en la historia, pero no pude evitar hacer este análisis a raíz los elementos recurrentes de los relatos ficticios de suspenso y horror pretendidos por esta historia.

Por último me gustaría citar unas líneas de los “Tips para escritores” de Ben Bova respecto a los villanos en los relatos de ficción:

“No hay villanos en el mundo real. Nadie en realidad decide simplemente cometer crímenes. No hay villanos frotándose las manos y sonriendo siniestramente ante el fruto de sus actos. Hay personas con problemas, convencidas de que lo que hacen es correcto y de que lo hacen por su propio bien y el de las personas a su alrededor.”

Por esto no creo que Osama Bin Laden estuviera frotándose las manos y riendo con carcajadas diabólicas en el momento en que se consumó el ataque al World Trade Center en Nueva York. Siempre la realidad es más complicada que la ficción, por lo que en ésta última es más fácil explicar la personalidad y motivaciones de una persona en particular, sobretodo desde nuestro punto de vista, e identificarlo como bueno o malo. Es evidente que trazar esa línea en el mundo real es más difícil.

Recomiendo leer la historia de la malvada bruja del oeste del mago de Oz contada desde su propio punto de vista en “Wicked“, para ejemplificar claramente cómo la definición de un villano puede cambiar radicalmente cuando se cambia el punto de vista desde el que se analiza.

Bien, regreso a la serie, que espero tenga mejores villanos en la trama para complicar más la vida de los protagonistas y hacer mas interesante la trama… ¡Ah jajajaja! (Risa malvada).

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.