Obsesión

Me agrada que la gente comparta sus malos viajes conmigo. Siempre es una forma de conocer a los demás, y tambien de conocerme a mí mismo. Este malviaje es ajeno, pero quien no ha estado obsesionado nunca, que arroje la primera piedra…

Una vez más lo había logrado. Estaba fuera de mi cabeza.

Es difícil saber cuanto duró, pero pasaron varios meses. Muchos días sin pensar en él. Había regresado a mi vida, la misma mierda de siempre, ¿qué tenía de malo? Apesta, ¿y? Estudia, trabaja, embriágate. Lo puedo hacer. Fácil. Lo he hecho por años. ¿Necesito más? ¿Compañía, cariño, amor? No. Al menos me gustaría que esa fuera la respuesta. ¿Por qué no puedo olvidarme de él?

No sé siquiera cuando comenzó. Lo conozco hace años, pero antes era diferente. ¿Lo era? Sí, estoy seguro. Era un compañero más, un amigo. Pero cambié. Y entonces vi las cosas desde otra perspectiva.

¿Qué pasó? ¿Me enamoré? No estoy seguro y no me gustaría usar esa palabra. Yo diría que me obsesioné. Una obsesión por estar con otra persona. Con él. En todo caso, ¿qué diferencia puede haber? Un deseo, una aspiración que no conoce límites se apoderó de mí.

La primera vez debe haber sido en aquella fiesta. Salimos para ir a comprar algo y al regresar nos quedamos platicando afuera unos minutos. Recuerdo que él estaba recargado contra la pared y yo lo veía de frente sin prestarle importancia a lo que me decía. Sentía un impulso desesperado de lanzarme sobre él y besarlo. Tomar su mano, abrazarlo. Me imaginaba haciendo todas esas cosas y se sentía increíble. Debí hacerlo. Sólo imaginarlo me hacía sentir tan bien.

Pero ese día no hice nada. Tuve miedo. ¿Cómo podía saber si él sentía algo parecido, si los dos compartíamos esa misma emoción?

Me acuerdo de otra vez, estábamos fuera de la ciudad. Nos quedábamos en un hotel. Llegó la hora de dormir y yo esperé insomne varias horas. Deseaba que saliera de su cuarto y tocara a mi puerta. Me imaginaba lo que pasaría, todas las cosas que haríamos. Y mientras describía en mi cabeza como debía ser cada parte de su cuerpo aguardaba a que llegara y me tomara. Nos abrazábamos, nos acariciábamos. Lo imaginaba.

¡Lo único que pedía era una señal! Algo que me indicara que podía dar el siguiente paso, que lo que yo sentía sería correspondido.

Así fue durante mucho tiempo. Lo buscaba, íbamos a algún lugar. Pero no supe que más hacer. No me atreví a decir o hacer algo más. Luego nos alejamos y logré olvidarlo. Ahora casi no lo veo. Hoy sería imposible que estuviéramos juntos. Lo acepté y volví a mi vida.

Pero cada vez que lo consigo algo pasa. Esta vez me tuve que encontrar contigo. Te culparé a ti. Tú hiciste que lo recordara, me hablaste de él, de ustedes dos. Tú, con quien sólo debía tener una relación sin consecuencias, lo trajiste de nuevo a mi cabeza.

Quisiera hablar con él. Confesarle lo que siento. Contarle esta historia. Desearía tenerlo aunque fuera por un minuto.

Y después olvidarme de él.

You may also like...

6 Responses

  1. Anonymous says:

    no se de dónde es la imágen, no mentiré.pero me recuerda a una foto de la 1º guerra mundial de un solddo y una enfermera (pero sé que no es el caso)

    Hay cosas en sobre las que uno no se pregunta a menos que se sienta bien reflejado -o de plano no entienda la situación- sobre todo en casos que parecen encuentros cercanos del 3º tipo, o que sea una amable divulgación por parte de alguien-supuestamente- cercano.

    La obsesión es de aquellas cosas que a veces no queremos escapar y esta es la verdad detrás de aquel "logré echarlo de mi pensamiento" porque, al celebrar esa frase…traemos al objeto de vuelta.

    Personalmente sólo puedo decir algo que escuché en un starbux: "Amor de una sola de las partes se llama obsesión", el caso es que puede que no todo esté perdido, puede que aunque no se deje notar la otra persona sienta lo mismo que tú, y de saber que no es así… sólo queda resignarse y seguir caminando…mientras cuentas en voz alta para distraerte a ti mismo

  2. El Azul says:

    La imagen es muy parecida a la que mencionas. Yo diría que es de la misma corriente, pero no es… Si nadie mas sugiere algo probablemente puedas reclamar el premio…

    Asi es. Nunca te darás cuenta de que realmente lo superaste, sin que probablemente parte de ese demonio regrese a cobrar su cuota de sentimiento…
    Me agrada tu conclusión, creo que finalmente todos andamos caminando, contando en voz alta…

  3. El Azul says:

    Es un crimen el que estamos viendo, un robo, pero que todos hemos hecho alguna vez…
    Bueno, parece que esta vez nadie se quiso ganar el premio.
    La foto se titula: "Le Baiser" (El Beso) por Robert Doisneau.

    La imagen que muestro es una plantilla como en graffiti de la original por Thomas Hawk. Muy buena.

    Mejor suerte para la próxima. Lo tuve que cerrar porque ya viene el siguiente malviaje!

  4. Anonymous says:

    sabes quien ganó ese café, no puedes romper tu palabra. pero te dejaré escapar por esta vez, aún es reciente…

  5. El Azul says:

    hmmm… tenía que decirme el título de la foto, tenía que tener un nombre para reclamar el premio y tendría que venir por el… cosa que anónimo no hace nunca, porque anónimo tendrá muchas cualidades, pero dar la cara no es una de ellas…

  6. Anonymous says:

    buen punto… pero toma en cuenta que anónimo también hizo muchas pinturas, y varias obras en acuarela. y necesita su materia prima, lo siento.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.