¿Donde esta Smiley?

¿Que es mas difícil, escribir una historia trágica o una cómica?
No me había preguntado esto hasta que un dia me puse a pensar en que probablemente me pasaba mucho tiempo leyendo tragedias en vez de leer historias mas relajadas… Pero, ¿Realmente se puede estar a la par con ambas?
Fue entonces cuando me puse a pensar en cuantas tramas cómicas realmente conocia, y me quedé bastante corto. Luego me pregunté si realmente era porque escribir unas es mas fácil que las otras… y probablemente sea cierto…
¿Donde radica entonces el buen humor? ¿Porqué hay mas variedad de relatos trágicos que de cómicos?
Después de mucho reflexionar y gracias a la magia del transporte público, creo que encontré un punto clave: La diferencia está en que el humor casi siempre procede de situaciones simples y sin un contexto muy elaborado. De hecho, creo que un chiste entre mas largo, menos gracioso es.
Cosa contraria con las tragedias u otras historias no humorísticas. Es necesario describir con detalle el contexto en el que se desarrolla para poder dar a entender la situación.
Pero eso no fue lo único que descubrí. De pronto me quedé pensando en que realmente al ser humano le encanta vivir de la tragedia y engrandecerla. Cuando algo es trágico nos gusta magnificarlo y pensar que jamas en la historia ha sucedido algo tan malo. Incluso terminamos compartiendo la tragedia con otros agregando cosas de nuestra propia cosecha, haciendo mas mitólogico que real la verdadera trama de la historia.
Y todo este mal viaje fué producto de la travesía imaginaria de esta semana, que precisamente me llevaba nuevamente a través de una trama muy intensa pero que terminaba mal, lo cual me llevó a pensar ¿Que pasa? ¿No eres capaz de escribir algo gracioso? Y bueno, esta es mi excusa de bajo costo para decir que no… ¿Que triste no?
¿O que? ¿Soy el único al que le ha pasado?
En fin, finalmente esta es la parte en la que nuestros amables productores insertan esas infames risas pregrabadas que son tan patéticas… ¡Que dan risa! Espero que al menos eso sea gracioso…
¿Donde está Smiley? Está ahí, escondido, presente en todas aquellas historias de lo cotidiano que nos hacen reir pero que nunca se escriben, entre el niño que intenta patear un balon en una acera y le pega a la banqueta y el chiste barato de media clase del profe que se quiere hacer el gracioso mientras un abucheo gutural se oye desde el fondo del salon y las risas no fingidas se dejan escuchar en el foro de lo patético…

You may also like...

2 Responses

  1. liz rosaenz says:

    siempre es así que smiley se esconde, que pasa desapercibido. Y esque es tán modesto y tan sincero que no busca en nosotros más que ser chispa y seguir su camino, siempre llega sin pedir bombo ni platillos…es puro e incontenible, hay gente que dice que hay palabras para todo… los reto a traer a smiley en papel, es precisamente su pureza y la solidez de su sencillez la que nos evita robarle un pedazo… crees que no hay smiley para ti?
    No, no lo hay para ti, si alguien no te lo regala inesperadamente ( voluntario o no voluntario). lo curioso es la forma en que lo invocas y lo regalas a quien te rodea…aunque no sea por escrito.
    amor, gracias por estos 2 meses de smiley que me has regalado, te amo.

  2. El Azul says:

    Claro! Ahi esta la clave! Smiley es un regalo de la espontaneidad de la vida, y es precisamente por eso que es tan dificil atraparlo tras renglones, porque su vida es tan corta que lo mejor es disfrutarlo como viene y con quien te lo regala. Gracias a ti Liz por hacer de la vida de smiley algo menos efimero y de la mia algo mas que un bloque de hielo… Ahora soy vapor!!! 🙂 Mira!! Aqui esta!!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.