Abogado del grunge

“where is my mind?”

Jorge Avelar era un buen tipo. No supe de alguien con quien tuviera enemistad. Si bien su forma de ser a ratos inmadura no era del agrado de algunas personas, una vez que te sentabas a platicar con el, descubrías a un sujeto relajado y agradable.

Un día en que no tuvimos clase de programación comenzamos a hablar de música.
-¿Como qué te gusta? -pregunté.
-Escucho de todo, pero me laten el rock y el grunge en particular.
-El grunge murió con Kurt Cobain -expresé atrevida e irreverentemente.

Desde luego que había también algo de ignorancia en mi opinión. Ciertamente, el hecho de que lo último que yo hubiese escuchado del grunge hayan sido los diez minutos de fama de Nirvana a mediados de los 90 no significaba que el género haya desaparecido. Al contrario, recuperaba parte de su esencia fuera de los reflectores.

De igual forma, mi opinión ácida respecto a los gustos de alguien más resultaba poco amigable en ese momento.

-Dime algo bueno que haya salido desde Nirvana. -Le reté al momento.

Afortunadamente Avelar, con su actitud alivianada de siempre no lo tomó a mal.

– The Pixies, where is my mind? lleva un rato sonando y me parece un buen ejemplo.

Y pues tampoco es que se necesiten muchos argumentos para debatir una opinión poco informada como la que tenía entonces. A veces nos apresuramos a expresar opiniones así.

Me gustó la canción, y el cuadro que hacía de aquél momento de mi vida.

El grunge estaría orgulloso de Avelar, pero obviamente no es su estilo.

Como sea, no importa.


You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.