Al calor del verano

“Por amarte robaría una estrella y te la regalaría”

De vacaciones en Monterrey. Pasamos los días jugando en la alberca mientras mi tía leía alguna novela recostada en su reposera.

Poco relevante sería para mí esta canción de no ser por lo que pasó uno de esos días. Mi hermana y yo jugábamos con las pastillas de cloro de la alberca, que eran como del tamaño de un limón. Lanzábamos las pastillas a la alberca y quien encontrara más, ganaba. Debió haber sido que mi hermana se molestó por no ganar, porque al hacer una rabieta después de varios juegos, me lanzó una de las pastillas a la cabeza. Vaya que dolió.

El resto de la tarde lo pasamos en la habitación porque me dolía mucho la cabeza. Estuve dormitando por ratos, escuchando esta canción en los cortes comerciales de la telenovela que veía mi tía por aquel entonces: Marisol.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.