Detector de ansiedad

“…para no morir leeeentoooo”

Y la primera prueba llegó.

El primer evento deportivo en el que participaría por parte del tecnológico se llevaría a cabo en la ciudad de Aguascalientes. Sería un evento de dos días, por lo que nos hospedaríamos en un hotel del centro de la ciudad.

Si bien era un evento de preparación, te permitía tener una idea de qué tan cerca, o lejos, estabas de las marcas clasificatorias. Para alguien como yo, que nunca había participado en pruebas de este tipo, resultaba de suma importancia.

La adrenalina y ansiedad se manifestaban por mi torrente sanguíneo con un efecto inesperado: me sentía nervioso al extremo de dudar de todo, incluso de salir de la habitación.

El tiempo nos permitía salir a dar la vuelta por ahí, cosa que hicieron algunas compañeras y compañeros; yo en cambio, insistí en quedarme.

Encendí la televisión para buscar algo que me relajara. Busqué algún canal de videos de música y salió esta canción, que es conocida desde sus primeras notas por dos grupos generacionales: el que la conoció como una especie de balada pop de los ochenta, y el que la conoció por aquellos días del nuevo milenio. Esta versión habría de romper algunos esquemas para causar revuelo en las siguientes generaciones.

Moderatto llegaba a la escena musical con una versión más rockera e irreverente, sumando a Belinda, quien hasta el momento había sido una artista infantil y juvenil. Quizás ahora es parte de la cultura contemporánea, tanto, que escucharla ya no sorprende a nadie; sin embargo, para quienes crecimos escuchando la versión original era un impacto considerable. Desde los primeros instantes sabes que, aunque la tonada es familiar, el ritmo y la intensidad serán diferentes. Algo como lo que estaba experimentando yo en ese preciso momento.

– ¿Qué es esto? -me pregunté cuando terminó. Un gusto culposo latente comenzaba a manifestarse. Es gracioso y no suena mal.

Fruncí el ceño, pero sonreí al mismo tiempo. Lo importante era que me relajara, y al menos esa parte se había cumplido. A mi alrededor todo comenzaba a cambiar. Lo que parecía familiar de pronto ya no lo era.

Algunos cambios nos van, otros no tanto; algunos son graduales, otros son inmediatos; algunos nos dan tiempo de adaptarnos y otros nos dejan muriendo lento, después de agarrarnos con la mano en una puerta que se ha cerrado de golpe.

æHay que aclarar que este grupo no deja de ser una parodia del glam y el metal que estuvieron de moda en los ochenta, mas no por eso la música es mala. Quizá de ahí el gusto culposo, pero nada malo en realidad.


You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.