Tardes eternas de lluvia

“te regalo un otoño…”

Las tardes lluviosas de otoño solían parecer eternas desde mi perspectiva infantil, tras mirar la lluvia inagotable del cielo gris sobre los edificios en los que vivíamos. De cualquier forma nos entreteníamos en casa. Lo que recuerdo perfectamente es esta canción de Juan Luis Guerra, que mi mamá tenía en un cassete grabado con música de aquellos días. Se puede escuchar el fluir del agua en el fondo de la canción, igual que en el fondo de esas tardes grises donde, como al final de la canción, esperas con serenidad la última gota de la tormenta.

æ Algunas curiosidades de ese cassete me han acompañado por años. Previamente, en el espacio donde estaba grabada esta canción, estuvo la canción de Caló “no puedo más”. Al grabar por encima lo que ocurrió es que la nueva canción ocultó el rastro de la canción de antes, salvo por el final. El resultado es que justo al finalizar “Te regalo una rosa” se podían escuchar los últimos segundos de la canción “no puedo más”. A mi mamá nunca pareció importarle. A mi siempre me ha parecido que una canción no puede terminar sin la otra. Curiosidades de los cassetes.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.