Cosas que nadie te enseña

“Dame-dame-dame-dame todo el power”

El día inevitablemente iba a llegar, en que comenzarían a hacerse presentes de manera formal situaciones comunes y populares de nuestra sociedad. Se comenzaban a manifestar groserías en medios y música de la época, a tratar temas controversiales como el sexo y el embarazo prematuro, así como a hacerse presente el descontento social con nuestro gobierno.

El grupo Molotov tiene un lugar especial en la línea de tiempo de nuestro consciente colectivo mexicano al cruzar descaradamente las lineas de la controversia mencionadas y superar la censura que seguramente habrán enfrentado este y otros proyectos que le antecedieron, siendo el primero en tener la masa crítica suficiente para despertar a una generación.

“¿Dónde jugarán las niñas?” no es un album perfecto ni aborda responsablemente los temas de los que trata. Su virtud consiste en ser el primero en reflejar de alguna forma las cosas de las que todo mundo habla; tiene éxito como manifestación cultural de la sociedad que le rodea y sacude con energía el consciente colectivo de la generación que comienza a cantar sus canciones consideradas, groseras. Desde luego que no tendría la aprobación de ninguna mamá, la mía incluída.

Me veo en la necesidad de anteceder mi memoria con una apología por lo difícil que es hablar del tema objetivamente sin que más de una ceja se levante tan sólo con ver la portada del disco, les aseguro que no significa que el disco tenga contenido sugestivo, aunque si representa el tono irreverente de todo lo demás de lo que habla.

Fue un vecino quien me prestó este disco. Por supuesto que lo mantuve a escondidas, ya que seguro me habría ganado una fuerte reprimenda de mi mamá. Desde una perspectiva personal el disco en sí no significa mucho para mí. La música y el estilo no son del todo de mi agrado y a la fecha no los escucho con frecuencia. Lo que sí es innegable es el momento en el tiempo que representa, donde particularmente señala el descontento social que poco a poco se manifiesta y que las consciencias jóvenes como la mía comienzan a entender.

En fin, de ahí fui a tener una época de “rojillo” con la influencia comunista de un par de tíos que no llegó a trascender. Lo importante de todo esto es que se formen los criterios, más allá de las portadas inapropiadas y groserías que pueda tener un álbum. Y eso es con lo que me quedo.


You may also like...

1 Response

  1. Eliza says:

    Cierto! Tal vez no era ni es de mi gusto el estilo, pero aplaudo el pensamiento crítico y más si va seguido de nuevas propuestas. Por eso te admiro y reconozco que yo también he sido cuestionada!!!! De modo que de maestra he pasado a ser la aprendiz!!!!! Gracias por ser mi maestro también!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.