Garitas de la Conciencia

A veces la línea que divide un corazón roto rebasa los limites
emocionales y empieza a manifestarse geográficamente. De pronto, sin
darme cuenta, la ciudad se ha dividido en 2 por aquella linea saliente
del corazón: la zona libre y la marcada. De pronto me doy cuenta que
hay lugares por los que simplemente no puedo pasar, porque hay en
ellos una marca que tu y yo dejamos alguna vez y que ahora vienen a mi
mente como una postal que se ofrece al turista ocasional mostrando
momentos de ensueño. Una pareja fantasma recorre las calles y se
sienta a tomar un café frente a mi, mientras yo sonrio con despecho y
me doy vuelta caprichosamente mientras me digo a mismo que no les voy
a dar el lujo de volver a pasar por ahí.
El problema esta en que me siguen a muchos lugares, reclamandome aquel
espacio como un territorio conquistado para ellos y que nadie mas les
podrá quitar ni reclamar para si. La mirada al cielo nocturno, las
risas sin sentido y el apapacho reconfortador están escritos ya en la
placa que decora ese lugar que tan solo yo, y tal vez tu aún, podemos
leer.
Sucede entonces que termino evitando ciertas zonas de la ciudad. Trato
de sacar del lado comunista una versión libre de aquello que alguna
vez fue de los 2 para tener algo que sea solo mío en mi lado del muro.
Convenientemente ha quedado ya todo bien repartido, de modo que creo
que no necesito ya mas volver a pasar al otro lado, y me exijo a mi
mismo pasaporte y visa que justifiquen mi visita de estado a aquello
que una vez fue uno y que ahora son 2…
Finalmente me pregunto si eso será así para siempre, si existirá algún
día el ideal de que la ciudad vuelva a ser una sola, pero entonces me
doy cuenta de que a ti seguramente no te importan este tipo de
divisiones geográficas y te mueves libremente por donde te place,
dándome a entender que el único fantasma aquí soy yo, y que la ciudad
en realidad se haya repartida entre mi, y mi estúpida y maldita
conciencia…

You may also like...

8 Responses

  1. Anonymous says:

    Fácil banca frente al jardín de Sta. Rosa de viterbo, donde esta la fuente que baila

  2. Anonymous says:

    Ja, por cierto soy medello

  3. El Azul says:

    Bien tenemos un ganador!!
    Mención honorífica a Gerardo Medellín porque adivinó el lugar… no se como le hiciste, pero la siguiente será mas difícil ja ja ja! Felicidades!

  4. Anonymous says:

    Hay lugares dónde las postales cobran vida, donde más de uno cree poder pasar y en el último momento da la vuelta… las imágenes se presentan ante algunos, ante otros las palabras y los gestos.

    Se engaña todo aquél que cree en la zona libre, no aquél que cree en la zona ocupada, pero está la tierra de nadie, dónde hay criaturas por tierra mirando desde ese estrecho pasillo el filo de aquellos dos muros, sabiendose encerradas sólo por su conciencia -pues conocen el acceso a travez de ambos muros- encerradas donde saben que es menos doloroso estar, sin reconocer su propio lado , pero sin el valor para cruzar al otro.

    Pueden ver a la pareja, saparada unos cuantos metros, cada quien sobre la trabe su muro… mirando, sin verse entre sí, dónde estarían los ojos del otro. Las criaturas pueden ver cómo el viento juega con sus ropas, ella con su sombrilla , él jugando las manos.
    Y es así como quedan disueltos en un suspiro de las criaturas, llevados en direcciones opuestas. Pero en un lugar, dónde el aire da la vuelta, puede que se vuelvan a encontrar.

    es un palco con vista a una danza. Liz

  5. El Azul says:

    Pues no siempre es una danza que quieras ver. Normalmente tu conciencia se encarga de recordarte cosas que tratas de no pensar porque sabes que el simple hecho de traerlas a tu mente te trastorna… Así que entonces evitas todos aquellos puestos de verificación donde sabes que tu conciencia hará su revisión respectiva. Dime, de que otra manera puedes subsistir en esa ciudad dividida?
    Lo que mas me molesta es tener que vivir con las "posibilidades" porque los fantasmas son posibilidades, las personas, hechos.

  6. Anonymous says:

    y porqué no buscar el hecho? con lo del palco me refería a la banca

  7. Kena says:

    La ciudad para mi ahora esta en otra dimensión… la que creamos juntos ya es inaccesible para mí..solo quedan lindos recuerdos.

    No sé si hay un fantasma de mí en esa dimensión, pero si lo esta deseo que la este pasando bien 😀

  8. El Azul says:

    Ahora que lo pienso. No se si deba ser un consuelo para mi saber que un fantasma de mi mismo se la esta pasando mejor que yo… Me duele saber que si en alguna otra dimensión soy feliz… Porque en esta no?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.