Hacia lo desconocido

“Entre dos tierras estás…”

Algo difícil respecto a crecer y desarrollar la personalidad tiene que ver con los roles o modelos a seguir. Cada quien elige lo que será bueno adoptar o desarrollar como características personales. Y a veces elegimos mal.

En mi caso, como en el del cualquier chico, lo común es que se empiece a cuestionar tu hombría. Debes comenzar a mostrar razgos masculinos en tu forma de ser y mostrarte más “duro”. Las actitudes infantiles deben quedar atrás y debes asegurarte de que las personas te perciban como un hombre. Del efecto que éstas cosas puedan tener en los futuros hombres, la sociedad se pregunta después porqué, cuando ya es demasiado tarde.

En estas cosas andaba, de forma inconsciente, en aquellos días entre la secundaria y la preparatoria. Ocurrió entonces que fuimos a visitar a la familia de mi mamá.

De mi generación familiar soy de las personas de menor edad, hijo de la hija menor, la mayoría mujeres, lo que siempre complicó mi relación con mis primas, con quienes nunca tuve una relación relevante ni saludable. Siempre tuve la sensación de ser inoportuno, lo que me hacía mantener una distancia apropiada. A esto hay que agregar que las primas cercanas en edad y mayores eran personas de carácter rebelde y hostil por naturaleza. Vaya combinación.

Una tarde mientras estaba leyendo escuché esta canción. “Qué rudo”, pensé. Se oye bien. El sonido provenía del cuarto de una de mis primas. Me acerqué a la puerta, que estaba completamente abierta, y pregunté quiénes eran. Mi prima me contestó que los Héroes del Silencio. Le dije que se escuchaban bien y que si me podía prestar el cassette para escuchar otras canciones y poder grabarlo. Me dijo que después me lo prestaba.

Nunca me prestó nada. Rara vez nos hablamos. Fui a escuchar éste álbum en otros espacios y con otras personas, y pasó a ser uno de mis favoritos de todos los tiempos. Ha influenciado momentos y cosas en las que pienso y escribo. Es una pena que ella no lo sepa.

Entre estas tierras sólo había un desierto duro e inclemente, y mi camino hacia lo desconocido.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.