Paz

Al caer la tarde se pudo ver pasar por la calle a aquel soldado maltrecho, llevando a cuestas los horrores de la guerra y con el único anhelo de llegar a casa. Con los ojos cerrados, recorre penosamente las calles, tentando el camino con una mano, y con la otra asiendose a algo intangible pero que el sabe en su corazón que es la única cosa que lo mantiene vivo, cual si tuviera en su mano el hilo que lleva a casa, o la mano invisible que le sostiene cariñosamente y le da fuerzas para seguir adelante.
A veces andando, a veces corriendo desesperado y tropezandose, trata de acortar el camino, se golpea contra todo torpemente, pero no le importa. ¿Que es una herida mas despues de tantas que le han infringido ya antes?
Solo cierra sus ojos con fuerza y tras sus parpados de hierro caen de cuando en cuando lagrimas metálicas de un sentimiento que no puede expresar. Nadie sabe cuando decidió cerrarlos, lo único que saben es que los abrirá cuando todo el horror haya pasado. Espera volver a abrirlos cuando llegue la calma prometida despues de una tormenta infinita. Solo él conoce los temores de su corazon.
Cuando por fin llega a casa, trata de percibir el ambiente hogareño que alguna vez existió, y que anhela mas que nunca. Aun con los ojos cerrados gira la cabeza en todas direcciones, buscando desesperadamente algo que ahí no está.
Tras un minuto de silencio, la pesada carga que trae sobre su espalda le vence y cae desfalleciente. Se incorpora como puede para recuperar la postura, pero es demasiado tarde, asi que solo se prepara para la llegada de lo inevitable.
Yace pues en el piso, recargado sobre una pared su cuerpo inerte y sin vida… pero con los ojos abiertos…

You may also like...

2 Responses

  1. Kena says:

    Después de una guerra inevitable llega el final, aveces catastrófico…

  2. Liz rosaenz says:

    En una guerra sin fin donde todos luchan por su propia causa en un frenesí de caos y desesperación hasta las nubes lloran por el inerte soldado y se mueven penosamente por el cielo de ese rojo atrdecer anunciando la despedida no resuelta…sus leves gotas te lluvia anticipan el llanto de una joven, que no deseaba que aquella fuera la última vez que pudiera mirar en los ojos del soldado…

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.